Edificio Gran Vía 24

P1050956

P1050957

P1050958

Edificio del siglo XIX, concretamente de año 1886, obra de Joaquín Rucoba Octavio de Toledo. Situada en plena Gran Vía, es conocida por todos los bilbaínos por acoger en sus bajos a la pastelería Arrese que ocupa este lugar desde 1923 hasta la actualidad y cuyas trufas son unos de los referentes de la capital

Estación de tren de Zabalburu (García Salazar 32)

P1060076

P1060079

P1060080

P1060081

P1060084

P1060085

P1060109

La estación de Zabálburu, por su parte, es un proyecto del arquitecto Eduardo Aurtenechea. En un principio no estaba prevista, pero las demandas de los vecinos de Irala y Zabala, reivindicando la misma, fue tenida en cuenta por Bilbao Ría 2000, que modificó el proyecto inicial. Así surge esta estación que se encaja, a cielo abierto, en una trinchera profunda. Cuenta con un andén central y escaleras mecánicas cubiertas, además de con un original vestíbulo en forma de cápsula. Pero lo más significativo de esta estación es el volumen de acero inoxidable, soportado sobre una pantalla de hormigón, que acompaña a las escaleras mecánicas y sirve de apoyo a la pasarela.

Inaugurada el 3 de marzo de 1999

Estación de tren de Autonomía (Avda Ferrocarril 8)

IMG_0900

IMG_0901

IMG_0902

IMG_0903

IMG_0940

IMG_0941

IMG_0942

La estación de Autonomía, que conecta Basurto con las distintas redes de transporte del nuevo Bilbao, obedece también a las demandas de los ciudadanos del barrio. Esta estación, situada debajo de la futura Avenida del Ferrocarril y obra de la arquitecta Cristina Pérez Iriondo, incorpora, como la de Ametzola, un novedoso sistema de insonorización y se configura, además, en una galería permanente de exposiciones de fotografía y otras disciplinas artísticas para el disfrute de los 5.000 viajeros que la utilizan cada día.

Inaugurada el 29 de mayo del 2000

Casa Torre Urizar (Gina 2)

P1060043

P1060044

P1060045

P1060050

La Casa Torre Urizar, también conocida como la Torre de Irala o el Caserío Gina, es el vestigio de una edificación del siglo XVI que fue remodelada en el siglo XVII.

Hoy está catalogado como de Protección Especial, Nivel A. Hace unas décadas que el Ayuntamiento de Bilbao se hizo con él. Primeramente se alquiló como caserío pero el deterioro progresivo del mismo hizo que los inquilinos fueron indemnizados para que vaciaran el lugar y así dar comienzo a las obras de remodelación del edificio.

La remodelación mencionada se realizó en 2009 por Oneka arquitectura y tras varias propuestas sobre su destino final, a día de hoy está ocupada por la Asociación de Jubilados del barrio de Irala

Hay dos versiones sobre su historia

1) Una que la considera como una Casa Torre propia de los señores de la época  que tenían a bien mantener disputas banderizas continuas con sus vecinos

Casa-torre Urízar : La construcción a la que nos referimos mantiene un marcado carácter rural en el centro de una isla definida por las calzadas circundantes. Señalada por diversos autores como la originaria casa-torre Urízar, su disposición primitiva se ha visto afectada, en el tiempo, por su uso como caserío, lo que ha alterado, sin lugar a duda, la fábrica inicial que, de todos modos, fue objeto de una importante reestructuración en el siglo XVII. De la torre medieval subsisten algunos restos constructivos, con especial referencia a las ventanas apuntadas y saeteras existentes en las fachadas del edificio. Sin embargo, de la modificación del siglo XVII, permanecen importantes elementos tipológicos y morfológicos, amén de diversos detalles arquitectónicos (como la columna que parte la luz del acceso principal) que, en cualquier caso, son acreedores de su restauración y conservación como pieza importante de nuestro patrimonio histórico y artístico. En este sentido, y al margen de otras cuestiones puntuales, el interés compositivo de la principal de las fachadas, que nos remite al momento del siglo XVII en que se produjo la modificación mencionada, es incuestionable. Se cita a los titulares del mayorazgo de Larranburu, descendientes del comendador Martín de Arana, como los constructores de la vieja casa-torre, en los conflictivos tiempos de las guerras banderizas, aproximadamente a la mitad del siglo XV. Esta relevante casona, ahora en estado lamentable, es, pues, lo poco que queda, salvadas las referencias toponímicas. (Texto de Elias Mas Serra en  Revista Bilbao octubre 2006)

2) Otros se inclinan por considerarla la casa de un rico agricultor que la edifica teniendo como modelo las casas de los señores de la época, las casas torre

La Torre de Irala, la que en realidad no es una torre, a mí me suele tocar siempre poner la parte negativa, la de decir “pues no era”, no, efectivamente la Torre de Irala no es una casa torre, es, más bien, una casa palacial, porque tiene una planta más ancha, con un volumen más apaisado, y la parte superior es un recrecimiento.

Es un edificio que se rehízo casi íntegramente en el siglo XVII pero que conserva algunos restos algunas ventanas apuntadas de la que probablemente fue suprimir primitiva imagen sería la mansión de un campesino acomodado, es decir en torno al año mil quinientos, Bizkaia conoce una época de absoluto esplendor, yo creo que jamás ha habido tanto dinero en Bizkaia como en aquellos años, en torno a los años mil quinientos como digo, aquí hay muchos campesinos que prosperan y se construyen una casa nueva. Claro que imitan a la casa que en ese momento es la más prestigiosa, la torre, y entonces hacen una especie de torre pero, claro, más residencial, más cómoda, incluso en algunos casos más agropecuaria, porque al fin de cuentas son campesinos en muchas ocasiones. Esto probablemente fue Irala, la casa de un campesino muy acomodado. Es la única que queda más o menos completa en Bilbao ( Texto de Juan Manuel González Cembellín)

Imágenes de la casa torre hacia 2006, antes de la remodelación

Captura

Captura2

Captura3

lacasatorre

lacasatorre2

Edificio Granada

P1060230

P1060234

P1050834

P1050837

P1050838

P1050839

P1050840

P1050845

En un lugar privilegiado de la Gran Vía se ha levantado, sobre un antiguo edifico de 1890 del maestro de obra Daniel Escondrillas Abásolo, un edificio de oficinas con fachada de cristal y metal de forma irregular que desluce con el señorío de los edificios del entorno. Data de 1973 y es obra de Jose Mª García Paredes.

En su entrada destaca la presencia de un grupo escultórico, obra de Xabier Laka, sin nombre que parece reflejar un grupo familiar

 

p1020296

p1020297

p1020298

Casa Montero (Alda Recalde 34)

P1050796

P1050797

P1050798

P1050799

P1050800

P1050801

P1050802

P1050803

P1050804

P1050805

P1050806

La Casa Montero, 1904, también conocida popularmente como la “Casa de Gaudí” es un edificio residencial en esquina ubicado en la confluencia de las calles Colón de Larreátegui y Alameda Recalde y representativo del estilo modernista en Bilbao.

El proyecto fue redactado en 1904 por Luis Aladrén, arquitecto aragonés afincado en San Sebastián autor también del Palacio de la Diputación de la Gran Vía, interviniendo en el diseño de las fachadas el arquitecto vasco-francés Jean Baptiste Darroguy, que también participó en la fachada del Teatro Campos Elíseos, por esa misma época.

Dispone de planta baja, a modo de zócalo habilitado para locales comerciales, y cuatro pisos superiores, más un quinto retranqueado dedicados a viviendas. Ha recuperado la originalidad de su fachada tras un riguroso y minucioso proceso de restauración.

Supone la única muestra de estilo modernista destinada a uso residencial de viviendas en Bilbao. Otros aislados ejemplos modernistas corresponden a edificios de servicios, como el Teatro Campos Elíseos o los antiguos lavaderos (Mercado. Antiguo Lavadero en Castaños, Mercado. Antiguo Lavadero en Alameda San Mamés), la Casa Cuna de Urazurrutia y el Centro de Desinfección de Zankoeta, proyectados por Ricardo Bastida. Y también se puede incluir en esa tendencia el Hospital de Basurto proyectado por Enrique Epalza.

Su estructura interna más cartesiana está concebida para un edificio residencial, siendo revestida a modo de una piel añadida por una original fachada con predominio de líneas curvas. Supone un hito singular de comienzo del siglo xx, coincidiendo con los albores del desarrollo del Ensanche integrando en su conjunto la solución del chaflán característico de ese ámbito urbano de la ciudad.

Tiene miradores en el chaflán  de la esquina, antepechos calados en piedra y metálicos, carpinterías de originales trazados, profusa decoración incluyendo azulejos decorativos y abundancia de curvas. Está declarado monumento histórico-artístico (bien cultural) por parte del Gobierno Vasco. (Texto de Bilbaopedia: Francisco J. García de la Torre y Bernardo I. García de la Torre)

Ascensor de Irala

P1060140

P1060143

P1060152

P1060153

El ascensor de Ametzola es una instalación de transporte vertical construida en el límite entre los barrios de Irala y Ametzola, entre las calles Ugalde y Batalla de Padura. En otoño de 2006 Bilbao Ría 2000 propone a la ingeniería Esteyco, en colaboración con Gloria Iriarte (IMB Arquitectos), el estudio de una solución para la creación de una conexión peatonal entre las calles que confluyen sobre la ladera de Irala y la recién urbanizada avenida del Ferrocarril, en una trama urbana interrumpida por fuertes desniveles.

El proyecto, redactado por los ingenieros Javier Rui-Wamba y Carlos García Acón y el arquitecto Andreu Estany, resuelve, en lo que era una zona urbana residual, la conexión entre dos zonas mediante la construcción de un núcleo de comunicación vertical compuesto por dos ascensores y una pasarela peatonal de tres metros de anchura. La torre baja, de 14 m. de altura, incorpora el ascensor de conexión entre la calle Padura y el aparcamiento. La más alta, de 22 m., sobresale como elemento singular de relación entre la parte alta de Irala y el área de Ametzola.

Las dos torres, la pasarela y el edículo de salida del aparcamiento forman un elemento unitario construido con hormigón y vidrio de color. Las torres se conforman como dos láminas de hormigón plegadas de 3 m. de anchura y 50 cm. de espesor, que albergan las estructuras metálicas soporte de los ascensores. Las dos caras abiertas se cierran con láminas de vidrio laminado de color verde, un tono claro para la torre alta y un verde más brillante para la torre del aparcamiento y el edículo de salida. La iluminación nocturna alojada en el interior resalta la geometría de las láminas de hormigón y refleja al exterior un halo verde visible y reconocible desde el entorno inmediato de la ciudad. Inaugurado en 2008, desde Ametzola se convierte en un gran faro al final de la avenida; desde Miribilla, el primer elemento urbano del renovado barrio. (Texto de Bilbaopedia: Francisco J. García de la Torre y Bernardo I. García de la Torre)