Casa Montero (Alda Recalde 34)

P1050796

P1050797

P1050798

P1050799

P1050800

P1050801

P1050802

P1050803

P1050804

P1050805

P1050806

La Casa Montero, 1904, también conocida popularmente como la “Casa de Gaudí” es un edificio residencial en esquina ubicado en la confluencia de las calles Colón de Larreátegui y Alameda Recalde y representativo del estilo modernista en Bilbao.

El proyecto fue redactado en 1904 por Luis Aladrén, arquitecto aragonés afincado en San Sebastián autor también del Palacio de la Diputación de la Gran Vía, interviniendo en el diseño de las fachadas el arquitecto vasco-francés Jean Baptiste Darroguy, que también participó en la fachada del Teatro Campos Elíseos, por esa misma época.

Dispone de planta baja, a modo de zócalo habilitado para locales comerciales, y cuatro pisos superiores, más un quinto retranqueado dedicados a viviendas. Ha recuperado la originalidad de su fachada tras un riguroso y minucioso proceso de restauración.

Supone la única muestra de estilo modernista destinada a uso residencial de viviendas en Bilbao. Otros aislados ejemplos modernistas corresponden a edificios de servicios, como el Teatro Campos Elíseos o los antiguos lavaderos (Mercado. Antiguo Lavadero en Castaños, Mercado. Antiguo Lavadero en Alameda San Mamés), la Casa Cuna de Urazurrutia y el Centro de Desinfección de Zankoeta, proyectados por Ricardo Bastida. Y también se puede incluir en esa tendencia el Hospital de Basurto proyectado por Enrique Epalza.

Su estructura interna más cartesiana está concebida para un edificio residencial, siendo revestida a modo de una piel añadida por una original fachada con predominio de líneas curvas. Supone un hito singular de comienzo del siglo xx, coincidiendo con los albores del desarrollo del Ensanche integrando en su conjunto la solución del chaflán característico de ese ámbito urbano de la ciudad.

Tiene miradores en el chaflán  de la esquina, antepechos calados en piedra y metálicos, carpinterías de originales trazados, profusa decoración incluyendo azulejos decorativos y abundancia de curvas. Está declarado monumento histórico-artístico (bien cultural) por parte del Gobierno Vasco. (Texto de Bilbaopedia: Francisco J. García de la Torre y Bernardo I. García de la Torre)

Palacio de la Diputación Foral (Gran Vía 25)

P1050890

P1050891

P1050892

P1050893

P1050894

P1050895

P1050896

P1050897

P1050898

P1050899

P1050900

P1050902

P1050903

P1050938

P1050939

P1050940

P1050950

P1050951

P1040997

P1040999

P1050001

P1050004

Se inició su construcción en 1891 bajo la batuta de Luis Aladrén Fernández de Mendívil y se inauguró en 1900

El Palacio de la Diputación es un edificio exento de carácter institucional ubicado en lugar privilegiado de la zona central del primer tramo de la Gran Vía proyectada en el Ensanche de Bilbao. Ocupa la cuarta parte de una de las grandes manzanas del Ensanche.

Se inauguró el día 31 de Julio de 1900, festividad de San Ignacio, como nueva sede que sustituyó a la anterior ubicada en el Plaza Nueva del Casco Viejo, y estuvo a punto de ser edificado junto a los Jardines de Albia.

Supone una notable muestra de eclecticismo, más interesado en el aspecto exterior que en la funcionalidad interior. En estilo monumental, con sugerencias medievalistas y toques de barroquismo, trasmite la mentalidad burguesa de la época que deseaba mostrar su poder en edificios sólidos y majestuosos, de acusada suntuosidad ornamental, y la euforia derivada de las minas, las navieras y las industrias florecientes de la época.

Se convocó un concurso al que se presentaron veinte trabajos, siendo declarado desierto por el jurado de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Finalmente resultó elegido el de Luis Aladrén entre siete de los anteproyectos seleccionados.

El arquitecto aragonés afincado en San Sebastián Luis Aladrén redactó el proyecto del nuevo edificio, siendo autor también del Casino de San Sebastián posteriormente transformado en Ayuntamiento y colaborador en el proyecto de la Diputación de Guipúzcoa. En 1899, y por motivos de salud, le sustituyó en la dirección de las obras el arquitecto provincial Antonio Carlevaris.

Tiene un volumen compacto dispuesto en sótano, entreplanta, dos alturas, ático y sobreático, con fachadas a sus calles perimetrales. En su composición se definen varios niveles diferenciados por el tratamiento de las texturas, con piedra de sillería almohadillada en el basamento. Un escudo superior de remate preside la fachada a la Gran Vía, que además incluye un cuerpo central con porche de entrada y balconada tipo palco para presidir actos públicos.

En el interior, desde un amplio vestíbulo de entrada arranca la escalera principal de mármol con balaustrada de bronce distribuyendo las diversas dependencias. Tiene varios techos pintados al fresco y una vidriera artística en la cúpula de la escalera con alegorías: La Paz, la Industria, el Comercio, la Navegación, la Pesca, la Agricultura, la Región y la Ciencia ofreciendo sus dones a Bizkaia.

La riqueza decorativa de sus Salones (Salón de Recepciones, Salón del Trono, Salón de Sesiones, Salón de Sota, Salón de Gobierno) se complementa con una gran colección de valiosas e interesantes obras de arte. (Texto de Bilbaopedia: Francisco J. García de la Torre y Bernardo I. García de la Torre)

El Palacio de la Diputación de Bizkaia es un edificio clave en la arquitectura contemporánea del País Vasco porque constituye una de las expresiones más notables y acabadas del eclecticismo. El proyecto fue confiado en 1890 a Luis Aladrén quien no accedió al encargo por concurso, sino por elección de la Diputación entre los siete seleccionados por la Academia de San Fernando, la responsable de dirimir el concurso.

Su proyecto no defraudó porque su gran suntuosidad y abigarramiento decorativo se adecuaba perfectamente a la necesidad sentida por la burguesía bizkaina de expresar en su nueva sede la pujanza y el auge económico de la provincia. Las obras, cuyo presupuesto se elevó a un millón doscientas mil pesetas, se iniciaron en 1890 y no se finalizaron hasta 1900. Aladrén lamenta en la memoria del proyecto no haber podido contar con un mejor solar, por ejemplo una plaza que le permitiese amplias vistas.

La Diputación compró el terreno de la Gran Vía, una vez fracasadas las negociaciones con los señores Zabálburu para levantar el edificio en los jardines de Albia, emplazamiento que hubiera colmado las apetencias de cualquier arquitecto y de la propia Diputación.

El edificio se resuelve en lenguaje ecléctico caracterizado por combinar y reelaborar muy libremente los elementos del lenguaje clasicista hasta el punto de difuminar las huellas de las referencias. Con la Diputación el eclecticismo en Bizkaia alcanzó su máximo cenit, pero a la vez fue su canto de cisne porque a partir de 1900, fecha de finalización de las obras, la corriente modernista llega a la arquitectura bizkaina.

El eclecticismo de la Diputación descuella por el acierto en el manejo del lenguaje para la fijación de su imagen urbana, como lo exigía un edificio representativo en un solar que no era favorable por disponerse alineado en una calle.

El acierto vino de la mano de tres aspectos: a) en lo compositivo del énfasis del eje principal, que aparece ligeramente adelantado y presenta la característica articulación de pórtico que sirve en el piso principal de balcón de la Corporación en los actos públicos, logia de tres vanos de gran formato y el escudo de la provincia como remate del eje; b) la definición de un volumen compacto de potentes lienzos; c) la ornamentación muy estudiada para favorecer la ruptura de la estaticidad de la masa, lo que se consigue con los duros almohadillados, los efectos texturales de la piedra, las potentes impostas, el contraste entre horizontalidad y verticalidad y el repertorio decorativo clasicista: balaustres, óculos y frontones triangulares con decoración vegetal que descasan sobre semicolumnas.

Interior El diseño de los interiores responde al mismo recargamiento decorativo exterior y constituye un excelente muestrario del esplendor de las artes aplicadas de la época en Bizkaia: mármoles, maderas, estucos, espejos, escayolas, jarrones, cerámicas, vidrieras, etc. En este apartado hay que resaltar asimismo, las pinturas de los techos realizadas por los pintores José Echenagusia, Anselmo Guinea y Alvaro Alcalá Galiano, los tres paneles cerámicos de Daniel Zuloaga y la vidriera de la escalera principal de Anselmo Guinea (Texto Diputación Foral: Gorka Pérez de la Peña)

2014-11-27_18_51_11_r

Image-1 (6)

Detalles del interior

2014-11-27_19_09_11_detalle-del-salon-de-plenos-de-la-diputacion

2015-02-09_15_32_02_escalinata

2015-02-09_15_35_02_jarron-de-sevresImágenes de Bilbaopedia

Captura

Captura1Imágenes de la Diputación Foral