Edificio Elcano 9

P1050282

P1050784

En 1974 se levanta este edificio que inicialmente fue la sede del Banco Industrial del Sur y que en la actualidad esta destinado a oficinas y comercio en sus bajos. Es obra de Emiliano Amann Puente y con su estructura metálica desdice de los señoriales edificios del entorno

Edificio Granada

P1060230

P1060234

P1050834

P1050837

P1050838

P1050839

P1050840

P1050845

En un lugar privilegiado de la Gran Vía se ha levantado, sobre un antiguo edifico de 1890 del maestro de obra Daniel Escondrillas Abásolo, un edificio de oficinas con fachada de cristal y metal de forma irregular que desluce con el señorío de los edificios del entorno. Data de 1973 y es obra de Jose Mª García Paredes.

En su entrada destaca la presencia de un grupo escultórico, obra de Xabier Laka, sin nombre que parece reflejar un grupo familiar

 

p1020296

p1020297

p1020298

Edifico de la Granja (Plaza Circular 3)

P1050974

P1050975

P1050987

Este edificio medianero de la plaza Circular de Bilbao tiene un largo recorrido:

Inicialmente fue un edificio de viviendas levantado en 1886 por Severino Achúcarro Mocoroa. Posteriormente, en el año 1931, Ricardo Bastida Bilbao lo transforma para ser la sede del Banco Vitalicio de España.

Pero es Jose Ángel Zabala Suárez quien primero en 1991 lo trasforma, elevándola en altura, para ser la sede de la Compañía de Seguros Previsión Española y con posterioridad realiza unas obras de rehabilitación del edificio, en 2006, para ser la sede de la compañía de Seguros Helvetia Previsión, quien vende el edificio en 2017 a un grupo inversor.

Pero si por algo se conoce este edificio es por albergar en sus bajos al famoso Café La Granja “situado en el centro neurálgico de Bilbao, con su fachada principal hacia la plaza Circular y con conexión a la calle Ledesma. Fue inaugurado el 31 de julio de 1926, festividad de San Ignacio, patrón de Bizkaia, por la familia Lozano.

Fue construido al estilo de los “grandes cafés franceses”, con entrada a dos calles. Dispuso de 325 metros cuadrados de planta y sus techos de 4,40 de alto le dieron la amplitud y diafanidad de espacio características, a la que contribuyó la elegante sencillez de su larga barra de madera tallada, sus columnas de hierro forjado y las lámparas art nouveau (procedentes de la remodelación del teatro sevillano Lope de Vega).

El legendario establecimiento, vigente durante 90 años, cerró definitivamente el 8 de febrero de 2017 al vender Helvetia Seguros el edificio de la Plaza Circular en el que se ubicó. (Wikipedia)

23d0358aa7f3683a3fd0ff3ce56fd231

068c31f6bed266706c775d9cd09105ca

542479829_bc95586df8Imágenes de distintas fuentes de Google

Desde entonces permanece cerrado. Destaca su cierre con una persiana decorada por Kero con escenas de Bilbao del año 2015

Torre Iberdrola (Plaza Euskadi 5)

P1050170

IMG_0448

IMG_0449

P1050284

P1050398

P1050402

P1050405

P1050407

P1050410

P1050411

P1050413

P1050420

P1050421

P1050435

P1050467

Tras bastantes indecisiones sobre sus dimensiones finales, por fin en 2007 se inicia la construcción de uno de los edificios que, al a postre, ha resultado ser un referente para la ciudad. La Torre Iberdrola, obra del argentino Cesar Pelli. Contó con la ayuda local de los arquitectos Enrique León García e Iñigo Ortiz Diez de Tortosa. Se finalizó en 2011.

Este rascacielos es el sustituto de la Torre Foral. Un proyecto de similares características, destinado a aglutinar en un mismo edificio todas las oficinas que la Diputación Foral de Vizcaya tiene repartidas por la ciudad, y que finalmente fue cancelado en el año 2003 debido a su alto coste.

Su arquitecto, así como de la frustrada Torre Foral, es el argentino César Pelli, especializado en arquitectura vertical, y autor de las Torres Petronas de Kuala Lumpur (452 metros) o de la Torre de Cristalde Madrid (249,5 metros), la segunda más alta de España.

La torre tiene 165 metros de altura repartidos en 41 plantas y 50.000 m², con forma de triángulo isóscelesy con los lados ligeramente curvos. Se ubica en la parcela 204 del PERI de Abandoibarra, en el distrito de Abando, donde se encuentran la mayor parte de los edificios de oficinas de la villa.

La torre está dedicada enteramente a oficinas, ya que desde el 17 de octubre de 2008 ha variado el accionariado del edificio. Primeramente con la compra por parte de Iberdrola del 50% qué poseía la empresa constructora Promotora Vizcaína, consiguiendo de esta manera el 100% del edificio, y posteriormente vendiendo un 33% a la caja de ahorros vizcaína BBK. De esta manera queda totalmente cancelado el proyecto de instalar un hotel de 4 estrellas de la cadena Abba en las seis primeras plantas del rascacielos. El resto del proyecto prosiguió sin cambios, con diez plantas en las que se instala la propia Iberdrola, y en las que establece su sede central, y el resto comercializándose como oficinas en régimen de alquiler.

El edificio se convirtió a finales del 2009 en el más alto de la ciudad, sobrepasando a la Torre Banco de Vizcaya de 88 metros de altura, así como también de su comunidad autónoma, sobrepasando a la Torre BEC de 98 metros.

Un helipuerto de 18 metros de diámetro, el primero ubicado en un edificio privado de Vizcaya, remata el edificio más alto de Euskadi, siendo utilizado únicamente para vuelos sanitarios o de emergencia. (Wikipedia)

En su vestíbulo alberga un colección de obras de arte muy significativas como son

  • Cúpula inclinada suspendida de Cristina Iglesias
  • Paisajes nocturnos I y II de Darío Urzay
  • Natura imaginis de Jesús Mª Lazkano
  • Hard Edge #2 y #3 de Asier Mendizabal
  • Si la memoria no me traiciona 3 (Entelequia) de Txomin Badiola

Se puede ver el interior en esta visita virtual

Banco Santander (Plaza Moyua 8)

P1050281

P1050283

P1050782

P1050790

Este edificio, que conforma parte del óvalo de la plaza elíptica bilbaína, alberga a una de las muchas sedes del Banco Santander en la capital.

Es un edificio mixto que alberga la sede bancaria al tiempo que viviendas, las cuales tienen su acceso por la calle Gran Vía 40 BIS.

Del año 1972 y obra del prolífico Álvaro Líbano Pérez Ullibarri junto a Javier Mª Fontán Gamarra, es una obra moderna y funcional que contrasta con el estilo de los otros edificios del entorno

Oficinas de Arbieto/Diputación

P1050908

P1050909

P1050910

P1050911

P1050912

P1050913

Este edificio de oficinas, esquina entre las calles Arbieto y Diputación, es una de las joyas del racionalismo tardío en Bilbao. Acabadas en 1947 es la obra más destacada de Rafael Fontán Saenz en la villa.

Esta es la obra más importante de Rafael Fontán. Combina con extraordinaria maestría elementos de la tradición clásica con otros más propios del expresionismo . Las fachadas de las calles Diputación y Arbieto se enganchan a una torre que emerge en la esquina, y que no es sino el resultado de utilizar la ordenanza que permite crear torreones en las esquinas. Esta torre, cuyo apoyo achaflanado (por la imposición del chaflán por la ordenanza) no resta un ápice a su estricta verticalidad, que aparece remontada por un torreón a modo de porticado, con elementos adintelados marcados con dureza. La decidida apertura de las ventanas en ángulo, que rasgan en profundidad la arista del prisma de la torre, confieren una extraordinaria fuerza expresiva al edificio. Los apilastramientos gigantes de las fachadas, el recurso a altorrelives alegóricos a la industria, y en general el tratamiento del conjunto, hacen de esta obra una singularísima contribución a la arquitectura urbana de Bilbao. Este edificio es uno de los más importantes de la España del momento. (Texto de Bilbaoarquitectura)

Edificio de oficinas construido en la esquina de las calles Arbieto y Diputación, en el segundo Ensanche. Fue construido en 1947 según proyecto del arquitecto Rafael Fontán, que participó del auge de la arquitectura racionalista en Bilbao, coincidiendo con el desarrollo del Ensanche. 

A pesar de no disfrutar en este caso de una perspectiva tan amplia como en las viviendas de estilo racionalista construidas pocos años antes en la calle Ercilla 43 (esquina con Alameda de Urquijo), Fontán propone un edificio de clara intención urbana resuelto con maestría. 

La torre, elevándose sobre las alineaciones de la cornisa para rematar la esquina, propicia también el encuentro de las dos fachadas. Destacan las ventanas en esquina, rompiendo la pesadez del muro de piedra, el templete superior de remate, los relieves y la propia rotundidad del trazado. (Texto de Bilbaopedia: Francisco J. García de la Torre y Bernardo I. García de la Torre)

Captura

Imagen de Google

 

Edificio Rodríguez Arias 23

P1050251

P1050250

P1050252

IMG_9865

Con cierto aire futurista se construyó, en pleno centro bilbaino que ocupa la esquina entre las calles Rodríguez Arias e Iparraguirre, este edificio de oficinas y locales comerciales, de 1976, de la mano de Jose Enrique Casanueva Muñoz y Jaime Torres Martínez destacando esa torre sobre-elevada que recuerda a las torres de control de un aereopuerto. También es destacable su iluminación nocturna que incide en el futurismo señalado

 

Edificio Chávarri (Gran Vía 62)

P1050146

P1050153

P1050154

P1050155

P1050157

P1050158

P1050165

P1050166

P1050167

Otro de los grandes edificio de la Gran Vía bilbaína. Edificado en 1915 por el maestro de obra Daniel Escondrillas Abásolo. Destinado hoy en día a oficinas y servicios. Conocido con Edificio Chávarri ya que los terrenos pertenecían a los herederos de Victor Chávarri y tras un proyecto frustrado de destinarlos para una exposición Iberoaméricana se destinaros inicialmente a viviendas.

El edificio surge, como ya hemos apuntado, de un inicial proyecto de tres casas adosadas de una dimensión, cada una de ellas, parecida a la realizada. El proyecto abarcaba todo un frente equivalente a una manzana del Ensanche.

De los tres edificios proyectados se construyó, finalmente, el ubicado en la posición C de la propuesta, es decir el que se sitúa formando esquina entre la Gran Vía y la plazoleta de Darío Regoyos. En la posición opuesta (la posición A del grupo, según el proyectista) se construyó la más tardía casa Lezama-Leguizamón, en 1920-1922, diseñada por José María Basterra y Ricardo Bastida.

El conjunto reflejado en los planos del proyecto es, realmente, impresionante. Mantiene las alturas y las características formales de lo hoy podemos contemplar, pero la dimensión de todo ello trasladado a un frente de manzana proporciona una imagen monumental singular y especial. Hay que reconocer, además, que, a tenor de lo realizado, la capacidad técnica de Daniel de Escondrillas podía haber generado una solución de sobrada calidad al conjunto. En cualquier caso, lo cierto es que lo que existe forma parte del patrimonio arquitectónico de Bilbao.

Esta única casa levantada ha permanecido, en fin, hasta el día de la fecha, con diferentes usos, cerrando de manera dignísima el ámbito recoleto del parque al espacio de mayor trajín de la vía más importante del callejero de la Villa.

Dispuesta en una tipología de dos viviendas por planta, a razón de cinco pisos, ático y bajo cubierta, además de semisótano para servicios, el programa previsto por el autor da respuesta a lo que vienen a ser unas viviendas para la alta burguesía. Viviendas en las que se distinguen las zonas de representación social, las zonas de la vida familiar y los espacios destinados al personal de servicio. Como circulación vertical disponen, las viviendas, de una escalera principal a la que se accede desde la Gran Vía y de una escalera de servicio situada en la proximidad de la fachada al Parque.

Pero sobre todo es de destacar el excelente trabajo formal de Daniel de Escondrillas manejando un lenguaje con tendencias clásicas, dispuesto al modo ecléctico, elegante y monumental, encuadrado entre columnas de estilo jónico. Un ejercicio que recuerda los prontuarios del academicismo y las “beaux arts” de la Europa del comienzo del siglo XX.

Un trabajo que, en definitiva, pone en evidencia, además, la escasa calidad de algunas de las arquitecturas que hoy vendemos como de primera línea en el acabado Abandoibarra. Una construcción que, por otra parte, ha sufrido el olvido ignorante de los especialistas de la crítica arquitectónica y está sufriendo la incuria de las administraciones e instituciones públicas, fundamentalmente, que gestionan el edificio y deberían preservarlo en su materialidad.

Paseante bilbaino, acércate a esta arquitectura realizada por un Maestro de Obras. No creo que su visión te resulte indiferente y, en cualquier caso, reconocerás en ella muchos indicios de lo que son rigor y belleza y puede que comprendas, también, lo injusto de algunas de las situaciones denunciadas (Texto de Elías Mas Serra en la revista Bilbao)

Casa Ramón de la Sota (Gran Vía 45)

P1050230

P1050227

P1050228

P1050229

P1050231

P1050232

P1050233

P1050234

P1050235

P1050236

P1050237

P1050240

P1050241

P1050243

P1050244

P1050245

P1050246

P1050247

P1050248

P1050256

P1050257


IMG_0585

IMG_0586Una de las joyas arquitectónicas del Bilbao de principios del siglo XX. Nace en 1919 de la imaginación de Manuel Mª Smith Ibarra con un estilo neo-regionalista con influencias montañesas.

Destaca la fachada compuesta de galerías con arcos, aleros y ventanas ricamente ornamentadas. Su promotor, Sir Ramón de la Sota, pretendía edificar en toda la manzana, con callejón particular y jardines interiores, aunque esta propuesta no fructificó. Son en la actualidad, tras sufrir una profunda remodelación, casas de viviendas, oficinas y locales comerciales. (Texto de Bilbao Bizkaia)

Edificio Babcock Wilcox (Gran Vía 50)

P1050201

P1050202

P1050210

P1050214

P1050215

La antigua sede de la empresa Babcock Wilcox en Bilbao. sita en Gran Vía 50. Actualmente reconvertida en un edifico de servicios de la administración con oficinas de cara al ciudadano y sala de conferencias

Construida en 1965 por Álvaro Líbano y Jose Luis Sanz Magallón

El arquitecto dio forma a las pretensiones de los promotores y sus socios ingleses y americanos que requerían un edificio representativo, construido con los materiales más modernos y avanzados del momento.

En su propuesta, a pesar de estar alejada de clasicismos y monumentalismos, matiza claramente la composición de las distintas fachadas según su ubicación. Y en el chaflán de esquina recoge los criterios compositivos de las dos fachadas laterales, siendo más sobria y comedida la posterior hacia el Parque de Doña Casilda.

Los ventanales metálicos, que llevan incorporado el antepecho y el dintel, se fabricaron en Bélgica, y se utilizó, como novedoso material constructivo, el acero inoxidable en los soportes de la planta baja. El proyecto incluía unas esculturas de Oteiza que no llegaron a ejecutarse. (Texto de la Bibaopedia : Francisco J. García de la Torre y Bernardo I. García de la Torre)

Edificio Euskalduna (Plaza Sagrado Corazón 5)

P1050101

P1050094

P1050096

P1050321P1050322

Uno de los edificios mas anodinos de la ciudad. Destinado a oficinas y ocupando una zona preferente de la plaza. Construido en 1964 por Jose Luis Sanz Magallón Hurtado de Mendoza .

En el año 2004 sufrió una rehabilitación (realizada por Ingelan) en sus planchas laterales aportando acero corten, en vez de la pintura anterior, que ha mejorado, sin duda, su aspecto.

Su aspecto anterior

00853332

Foto de Pablo

Edificio Aurora (Plaza Moyua 4)

P1050270

P1050271

P1050272

Poderoso edifico de viviendas, oficinas y locales comerciales que forma parte del ovalo de la plaza elíptica.

Obra de 1935, de estilo pre-racionalista, del arquitecto Manuel Galíndez. La parte inferior destinada a oficinas y comercial es de granito verde diferenciándolo del resto del edificio.

He leido algunas opiniones de que se parece a un edificio de la Michaeler Platz de Viena del arquitecto Adolf Loos de 1911. Juzgar por vosotros mismos

Loos_Haus_Michaelerplatz-Vienna_Austria-WikiArquitectura_04-1024x804