Torre Iberdrola (Plaza Euskadi 5)

P1050170

IMG_0448

IMG_0449

P1050284

P1050398

P1050402

P1050405

P1050407

P1050410

P1050411

P1050413

P1050420

P1050421

P1050435

P1050467

Tras bastantes indecisiones sobre sus dimensiones finales, por fin en 2007 se inicia la construcción de uno de los edificios que, al a postre, ha resultado ser un referente para la ciudad. La Torre Iberdrola, obra del argentino Cesar Pelli. Contó con la ayuda local de los arquitectos Enrique León García e Iñigo Ortiz Diez de Tortosa. Se finalizó en 2011.

Este rascacielos es el sustituto de la Torre Foral. Un proyecto de similares características, destinado a aglutinar en un mismo edificio todas las oficinas que la Diputación Foral de Vizcaya tiene repartidas por la ciudad, y que finalmente fue cancelado en el año 2003 debido a su alto coste.

Su arquitecto, así como de la frustrada Torre Foral, es el argentino César Pelli, especializado en arquitectura vertical, y autor de las Torres Petronas de Kuala Lumpur (452 metros) o de la Torre de Cristalde Madrid (249,5 metros), la segunda más alta de España.

La torre tiene 165 metros de altura repartidos en 41 plantas y 50.000 m², con forma de triángulo isóscelesy con los lados ligeramente curvos. Se ubica en la parcela 204 del PERI de Abandoibarra, en el distrito de Abando, donde se encuentran la mayor parte de los edificios de oficinas de la villa.

La torre está dedicada enteramente a oficinas, ya que desde el 17 de octubre de 2008 ha variado el accionariado del edificio. Primeramente con la compra por parte de Iberdrola del 50% qué poseía la empresa constructora Promotora Vizcaína, consiguiendo de esta manera el 100% del edificio, y posteriormente vendiendo un 33% a la caja de ahorros vizcaína BBK. De esta manera queda totalmente cancelado el proyecto de instalar un hotel de 4 estrellas de la cadena Abba en las seis primeras plantas del rascacielos. El resto del proyecto prosiguió sin cambios, con diez plantas en las que se instala la propia Iberdrola, y en las que establece su sede central, y el resto comercializándose como oficinas en régimen de alquiler.

El edificio se convirtió a finales del 2009 en el más alto de la ciudad, sobrepasando a la Torre Banco de Vizcaya de 88 metros de altura, así como también de su comunidad autónoma, sobrepasando a la Torre BEC de 98 metros.

Un helipuerto de 18 metros de diámetro, el primero ubicado en un edificio privado de Vizcaya, remata el edificio más alto de Euskadi, siendo utilizado únicamente para vuelos sanitarios o de emergencia. (Wikipedia)

En su vestíbulo alberga un colección de obras de arte muy significativas como son

  • Cúpula inclinada suspendida de Cristina Iglesias
  • Paisajes nocturnos I y II de Darío Urzay
  • Natura imaginis de Jesús Mª Lazkano
  • Hard Edge #2 y #3 de Asier Mendizabal
  • Si la memoria no me traiciona 3 (Entelequia) de Txomin Badiola

Se puede ver el interior en esta visita virtual